Cultura Chevrolet - 5 cosas que aprendes con tu primer auto

La sostenible Colombia de bambú

Simón Vélez encontró en Manizales, su ciudad natal, una verdadera selva de bambú de la especie Guadua angustifolia. Y rápidamente se dio cuenta de cómo sería más barato si consiguiese usar aquel abundante material para construir casas. Invitó al artesano Marcelo Villegas para ayudarlo a desarrollar técnicas de construcción con bambú. Inspirados en técnicas de albañilería indígena, los dos alcanzaron sus objetivos.

Pero fue apenas en 1999, tras un terremoto en la zona cafetalera, que el bambú realmente se popularizó. Las casas construidas con las fuertes y estables fibras de la planta fueron unas de las pocas que no se cayeron con el temblor sísmico. Desde entonces, los gobiernos apuestan en estructuras de bambú para evitar grandes tragedias en esas regiones, con ocurrencias constantes de terremotos.

Por estos motivos, la zona cafetalera, que comprende los departamentos de Quindío, Caldas y Risaralda, está marcada por diversas construcciones hechas con bambú. Desde estructuras simples, como paradas de autobús, hasta puentes colgantes y catedrales.

En Pereira, por ejemplo, la Catedral de Guadua, localizada en la Plaza de Bolívar, fue diseñada por Vélez como una obra provisional para recibir a los fieles huérfanos de la Catedral de Nuestra Señora de La Pobreza – la catedral estaba en reformas debido al terremoto de 1999. Nunca se demolió y recibe a arquitectos curiosos de todo el mundo.

Otros edificios del arquitecto colombiano, como el Pabellón ZERI, en el Recinto de Pensamiento en Manizales, también forman parte de las obras clásicas de bambú. Y han conquistado el mundo: en el Museo Nómada del Zócalo, en la Ciudad de México, y en una posada de ecoturismo en Nankun, en China.

Vélez y Villegas le probaron al mundo que hay una opción más respetuosa con la naturaleza, además de resistente, sostenible, económica y, además, hermosa, que es una óptima opción de paseo.